Separacion Texas - Separacion - Texas - Separacion de texas
turismo en mexico
 

La Separación de Texas.

La guerra entre México y los Estados Unidos de America se debió fundamentalmente a la ambición norteamericana, que aprovechó la debilidad y las divisiones políticas que en nuestro país se dejaban sentir.

Son muchos los factores que explican esta nueva oleada expansionista de Estados Unidos, pero uno de los más importantes fue la adopción de una ideología conocida como “Destino Manifiesto”.

El Destino Manifiesto se basaba en la idea de que el destino de Estados Unidos (determinado por Dios y por la historia)

El primer establecimiento norteamericano en territorio texano fue del ex súbdito español Moisés Austin, que solicitó permiso para establecerse en Texas con algunas familias. Al morir Moisés Austin, el permiso, otorgado en 1821, fue aprovechado por su hijo Esteban Austin. Este permiso autorizaba el establecimiento de 300 familias libres de pagar derechos de importación durante siete años. Se otorgaron gratuitamente 640 acres por jefe de familia, 320 por esposa, 100 por hijo y 80 por cada esclavo.

En tales condiciones,. El general Manuel Mier y Terán presentó durante la Presidencia de Bustamante un proyecto que pretendía alejar la amenaza, mediante los siguientes propósitos:

a) Colonizar Texas con mexicanos y europeos.
b) Establecer la navegación de cabotaje entre Texas y el resto de la costa del Golfo de México.
c) Aplicar estrictamente las leyes de colonización.
d) Establecer aduanas a lo largo de la frontera para evitar el contrabando.
e) Establecer fortines militares en la frontera con los Estados Unidos.

Las restricciones que habían sido impuestas por el gobierno mexicano habían sido pasadas por alto hasta por el propio gobierno, y en unos cuantos años Texas se convirtió en un territorio habitado por gente totalmente ajena a los mexicanos.

El gobierno mexicano sintiéndose amenazado por los nuevos colonos, trató de ejercer su control. Promulgó una nueva ley que aumentaba las facultades del gobierno nacional de México, a expensas de los gobiernos de los estados, medida que los texanos de Estados Unidos interpretaron como dirigida concretamente contra ellos. El 2 de marzo de1836 los ciudadanos estadounidenses en forma desafiante proclamaron su independencia de México.

Tras las noticias de la insurrección Santa Anna decide salir de su hacienda Manga de Clavo en Veracruz para calmar a los rebeldes. El país se encontraba en completa quiebra por lo que Santa Anna tuvo que ir con los agiotistas para pedir un préstamo a título personal, de 60'000 pesos al 2.5% mensual de interés.

Por medio del reclutamiento consiguió un ejército de 6'000 hombres sin experiencia en batalla. Cansado, mal alimentado y sin armamento suficiente, el ejército de México llegó más allá del río Bravo y se dispuso a combatir.

 

 

 

 





Santa Anna llega a Béjar el 23 de febrero dándose por enterado de que Travis junto con algunos colonos y voluntarios se habían resguardados en el fuerte de El Álamo. La madrugada del 6 de marzo a las tres de la mañana los sitiadores se situaron pecho a tierra a trescientos pasos del fuerte enemigo hasta las cinco y media de la mañana, en que sonó el toque de ataque mandado dar por Santa Anna. Las fuerzas, provistas de escalas, tablones, barras, y picas, marcharon inmediatamente al asalto, recibidas a metrallazos por los sitiados, que opusieron tenaz y vigorosa resistencia. Las cuatro columnas y el cuerpo de reserva, que fue preciso movilizar también, coronaron a un tiempo los muros enemigos, trepando a ellos escala, baterías, troneras y hasta unos sobre otros, y se precipitaron dentro de su recinto: después de tres cuartos de hora de un horrible fuego siguió una hora de lucha con arma blanca, lastimosa aunque natural carnicería. Ni uno solo de los defensores del fuerte quedó con vida.

Santa Anna decide ir tras Samuel Houston el cual huye tratando de reunir y equipar un ejército, finalmente éste escapa gracias a una embarcación en Nueva Orleáns en la que cruza el Brazos. Después de esto Santa Anna resuelve caer sobre Harrisburg donde tenía informes de que se encontraban Burnett y su equipo pero al llegar a la población se dio cuenta que estos habían salido rumbo a Galveston.

Cruza Santa Anna el Bayuco de Búfalo el 20 de abril donde es informado que Houston se encontraba a sus espaldas. Por lo que decide pasar la noche a orillas del río San Jacinto un lugar poco propicio para la guerra. Al día siguiente, luego de una noche de vigilia decidió dormir un poco, cosa que compartieron muchos de los integrantes del ejército, los centinelas entre ellos y Houston aprovechando la situación atacó con sus 800 hombres a los 1200 mexicanos de los cuales se perdieron 630. Santa Anna logra escapar pero al día siguiente cuando trataba de huir vestido de civil fue reconocido y hecho preso.

Tras su aprehensión Santa Anna es conducido a la bahía de Galveston, en donde es obligado a firmar los Tratado de Velasco -uno público y otro secreto- el 14 de mayo de 1836.

En el primer tratado, el que todo mundo conoció, el Presidente de México se comprometía a no tomar nuevamente las armas en contra de los texanos, suspender las hostilidades y ordenar la retirada del ejército hasta el río Bravo. En el tratado oculto prometía usar sus influencias para que el gobierno de México reconociera el acta firmada el 2 de marzo de ese año.

Santa Anna es conducido a Columbia donde se pide su sentencia pero el general mexicano aconsejado por Austin escribe una carta al Presidente Jackson quien lo recibe en Washington donde sostienen pláticas. Entre los temas discutidos se encontraban las intenciones de los Estados Unidos en Obtener los territorios del norte de México.

Santa Anna regresa a México el 20 de febrero de 1837 y entre enojo y desilusión por parte de la población decide refugiarse en Manga de Clavo.

 

 

 

Créditos Aviso Legal