Mexico Contemporaneo - Mexico - Contemporaneo - Venustiano Carranza - Plan de Agua Prieta
turismo en mexico
 

México Contemporáneo.

En las elecciones posteriores, Venustiano Carranza fue elegido presidente de la República y tomó posesión de su cargo el 10 de mayo de 1917. Emiliano Zapata mantuvo la insurrección en el sur hasta que, víctima de una traición preparada por Pablo González, cayó en una emboscada en la hacienda de San Juan Chinameca, donde el 10 de abril de 1919 fue asesinado.

El 23 de abril de 1920 se proclamó el Plan de Agua Prieta, que desconocía a Carranza como presidente, y éste tuvo que abandonar nuevamente la Capital. Se dirigía hacia Veracruz, pero la noche del 21 de Mayo de 1920, le tendieron una celada y lo asesinaron en Tlaxcalantongo, Puebla.

Tras el asesinato de Carranza, Villa depuso las armas.

Cuando empezó la lucha electoral, Alvaro Obregón, con aspiraciones a la presidencia, se trasladó a Chilpancingo en donde firmó un manifiesto con fecha 20 de abril, con el que se levantó contra el gobierno. Finalmente, como resultado del Plan de Agua Prieta y apoyado por los obreros, resultó electo para ocupar la presidencia para el período 1920-1924.

Obregón asumió el poder y demostró no sólo ser un hábil militar, pues terminó de pacificar la mayor parte del país, sino un hábil político que fomentó la creación y a la vez se hizo del apoyo de múltiples sindicatos y centrales obreras.

En su gestión desarrolló una importante labor agraria y logró el apoyo de los grupos obreros, mejorando al mismo tiempo la educación rural. Con Obregón colaboraron hombres capaces y prácticos como José Vasconcelos, que fundó la Secretaría de Educación Pública, de la que fue ministro. Durante este gobierno se entusiasmó a los maestros para que fueran a los pueblos más apartados, a lomo de mula, a enseñar a leer y escribir a niños y adultos. Se publicaron libros para ellos, se fundaron bibliotecas públicas y se establecieron nuevas escuelas. También se llamó a magníficos pintores para que decoraran los edificios públicos con gigantescas pinturas murales donde se representaban la vida y las luchas del pueblo mexicano.

Álvaro Obregón terminó su gobierno en noviembre de 1924. Fue sucedido por el general Plutarco Elías Calles, quien prosiguió la reforma agraria, impulsó planes hidráulicos, reorganizó el Ejército, fundó bancos agrícolas de crédito, así como el Banco Central de México. También promovería algunas leyes anticlericales que provocarían la Guerra Cristera. Antes de abandonar la presidencia, Plutarco Elías Calles modificó artículos constitucionales que hicieron posible que Álvaro Obregón volviera a presentarse como candidato a la presidencia y resultar electo en julio de 1928.

Álvaro Obregón fue asesinado por José León Toral, un extremista católico, en el parque de La Bombilla, San Ángel, antes de tomar posesión del cargo el 7 de julio del mismo año

Desde entonces el principio de la “no reelección” ha sido rigurosamente respetado.

En vista de la muerte del Presidente electo, el Congreso nombró Presidente Provisional al licenciado Emilio Portes Gil.

El Licenciado Portes Gil ocupó el cargo presidencial del 1º de diciembre de 1928 al 5 de febrero de 1930.

En su época -en la que se percibía la gran influencia de l general Plutarco Elías Calles, como el “hombre fuerte” de la política nacional, a quien más tarde llegó a llamársele “Jefe Máximo de la Revolución”- se organizó el Partido Nacional Revolucionario, para actuar en las elecciones y como instrumento de dirección política de los elementos con los que el Gobierno contaba al efecto.

Los “cristeros” seguían en pie de lucha y la situación llegó a un punto de equilibrio inestable, en el que los ni rebeldes lograban acabar con el Gobierno, ni éste con aquéllos.

Habiendo mostrado Portes Gil algunos signos de querer un entendimiento que pusiera fin a la guerra, se reunió con el presidente del Comité Episcopal, Mons. Leopoldo Ruiz y Flores, arzobispo de Morelia. Con fruto de estas conversaciones se llegó a la firma de unos “arreglos” en el se menciona que el Gobierno no tenía ánimo de “destruir la identidad de la Iglesia”, “ni de intervenir en manera alguna en sus funciones espirituales”. El 21 de junio de 1929, el conflicto religioso estaba liquidado.

En las postrimerías de la administración de Portes Gil se produjo una serie crisis política, derivada de la campaña por la Presidencia de la República. El PNR, (Partido Nacional Revolucionario), postuló al ingeniero Pascual Ortiz Rubio, con el apoyo de todo el aparato oficial, y en contra tuvo la candidatura rival del licenciado José Vasconcelos, que contó con el apoyo de elementos populares y de destacados jóvenes universitarios. Entre éstos había cierta hostilidad al Gobierno, que sólo de modo forzado concedió la autonomía a la Universidad Nacional de México, en 1929, y se veía con recelo. Toda serie de dificultades se presentaron, sin embargo, en contra de Vasconcelos.

Como era de esperarse, el gobierno declaró triunfante al ingeniero Ortiz Rubio, y Vasconcelos tuvo que salir del país.

El ingeniero Pascual Ortiz Rubio se hizo cargo de la Presidencia el 5 de febrero de 1930. El mismo día fue objeto de un atentado del que sólo salió herido, perpetrado por un presunto vasconcelita. No faltó quien pensara que el atentado había sido obra de los católicos, lo que no fue probado.

Todo ello no impidió que se viese pronto que la situación no marchaba bien. El Jefe Máximo, (Plutarco Elías Calles), seguía dejando sentir su influencia, y el Presidente era una figura secundaria, que al final optó por renunciar, con lo que dio ocasión a que el Congreso nombrara Presidente Provisional, para complementar el período correspondiente, al general Abelardo L. Rodríguez, quien fungió del 3 de septiembre de 1932 al 1º de diciembre de 1934.

La administración pública fue reorganizada. Se crearon nuevas Secretarías de Estado y otras dependencias oficiales.

En general, la nación estaba pacificada en el orden político, pero las relaciones con la Iglesia siguieron siendo tensas, ya que, las nuevas leyes agravaban la condición de los sacerdotes y coartaban, con ello, la libertad religiosa.

En otros capítulos de la actividad oficial, destacan los trabajos de entrega de tierras a los ejidatarios, el establecimiento de la Ley de Servicio Civil, y las normas para la fijación del salario mínimo a los trabajadores.

El PNR (Partido Nacional Revolucionario), designó como candidato a la Presidencia al general Lázaro Cárdenas, quien, a tono con la declaratoria correspondiente, fue proclamado candidato triunfador en ese mismo año de 1934.

El 1º de diciembre de 1934 protestó como Presidente de la República el general Lázaro Cárdenas, cuyo período de gobierno –a partir de entonces de seis años y no de cuatro, como habían sido los plazos presidenciales anteriores- se extendió hasta 1940.

Fue, al principio, persona sometida al Jefe Máximo, que seguía siendo la figura central de la política. Elementos callistas ocupaban muchos puestos públicos, pero al final, Cárdenas se deshizo de Calles a quien envió al destierro y trató de llevar adelante su programa y sus ideas, todavía más izquierdistas que las del Jefe Máximo, pero bajo su dirección personal.

El Presidente fue calificado por algunos de sus allegados como el “agitador número uno” del país, y consecuente con sus puntos de vista, agrupó a los ejidatarios a fin de controlarlos, en un organismo dependiente del Gobierno, que fue la Confederación Nacional Campesina; distribuyó tierras en mayor cantidad que nunca, en total fueron 18 millones de hectáreas repartidas entre los campesinos; dio impulso a los Bancos Ejidal y Agrícola, para el otorgamiento de crédito a los hombres del campo. Impulsó igualmente las obras de riego y la construcción de los ferrocarriles del Sureste, y de Sonora-Baja California.

En ese entonces se expidió el Estatuto Jurídico de los Trabajadores al Servicio del Estado.

El antiguo Partido Nacional Revolucionario de las épocas anteriores, se transformó en el Partido de la Revolución Mexicana, que con el lema de “por una democracia de trabajadores” se formó a base de sectores de campesinos, obreros, clase media y soldados.

El otro organismo de tipo político que apareció fue el Partido Acción Nacional, fundado en 1939 por el licenciado Manuel Gómez Morin y por otros personajes que habían tenido, algunos de ellos, destacada actuación en la vida universitaria e intelectual.

Corresponde a la misma época la expedición de la Ley de Expropiación de 1936, que hizo posible la nacionalización de los Ferrocarriles el 23 de junio de 1937, y más tarde la expropiación de las instalaciones industriales que tenían las compañías petroleras en México el 18 de marzo de 1938.

Las elecciones del 7 de julio de 1940 fueron ejemplo de arbitrariedad y represión y el Congreso declaró al General Avila Camacho Presidente electo. El nuevo Jefe de Estado siguió una tendencia más moderada que la de su antecesor, y propició algunos cambios políticos, incluso el de excluir al ejército del Partido de la Revolución Mexicana, y el de crear la Secretaría del Trabajo para atender los problemas laborales, junto con el impulso dado al Seguro Social.

Por lo que se refiere al campo internacional, México participó en la Segunda Guerra Mundial en contra de Alemania, Italia y Japón, con motivo del hundimiento de varios barcos mexicanos, de lo cual se acusó a submarinos del Eje. Concluido el conflicto, nuestro país formó parte de la recientemente constituida Organización de las Naciones Unidas.

En la campaña electoral aparecieron dos candidatos integrantes del gabinete avilacamachista: los licenciados Ezequiel Padilla, quien no habiendo contado con el apoyo del partido oficial optó por crear su Partido Democrático Mexicano, y Miguel Alemán Valdés. Que fue postulado por el Partido Revolucionario Institucional, que fue el nombre nuevo del Partido de la Revolución Mexicana.

El licenciado Alemán fue declarado triunfador de las elecciones y ocupó la Presidencia del 1º de diciembre de 1946 al 1º de diciembre de 1952.













conocer ms sobre Mexico

 

 

 





El régimen del licenciado Alemán se caracterizó por un impulso recio a las obras de industrialización; mostró particular dedicación a las grandes obras públicas –carreteras, diversas, diversas obras de riego, tendido de vías ferreras, construcción de aeropuertos y modernización de puertos marítimos, introducción de agua potable al Distrito Federal, entre otras cosas.

Una de las mejores realizaciones de la administración alemanista fue la construcción de la Ciudad Universitaria, en la capital.

El siguiente Presidente de la República electo fue Adolfo Ruiz Cortines quien desempeño su puesto del 1º de diciembre de 1952 al 1º de diciembre de 1958. Sucedieron entonces acontecimientos destacados como la fundación del Patronato del Ahorro Nacional, la inauguración de la prensa Falcón, la multiplicación de caminos carreteros, lo mismo que obras realizadas en los Ferrocarriles Nacionales, se concedió el voto a la mujer, se elaboró hasta casi su terminación el Centro Médico Nacional.

La contienda electoral para la designación del nuevo Presidente de la República, enfrentó al candidato del PRI, licenciado Adolfo López Mateos, con don Luis H. Alvarez, postulado por el PAN. El primero de ellos fue declarado triunfador, para el período comprendido entre 1958 y 1964.

En esta época sucedieron hechos como un fuerte impulso a la instrucción pública, incluso con la construcción de muchas escuelas urbanas y rurales, más subsidios a centros de enseñanza superior; así como len 1959 se estableció la Comisión Nacional de Libros Gratuitos, que posteriormente tuvieron carácter de obligatorios, hubo un fuerte impulso a la reforma agraria, construcción de obras de riego, lo mismo que obras carreteras y otras obras públicas, en 1959 se fundó el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado, que sustituyó a la Dirección de Pensiones. A partir de este régimen se dispuso que hubiera “diputados de partido” en el Congreso de la Unión. El Museo de Antropología fue inaugurado en 1964.

El 1º de diciembre de 1964 ocupó la Presidencia de la República el licenciado Gustavo Díaz Ordaz; este régimen puso énfasis en obras públicas que abarcaron desde el ámbito de las comunicaciones hasta el del petróleo, construcciones diversas y alicientes económicos que hicieron posible que la moneda mexicana quedara conceptuada como una “moneda dura”, en el campo internacional.

En 1968, en concordancia o simultaneidad con lo ocurrido en otras partes del mundo, se dejo sentir una inquietud que tomó un giro inusitado, movilizo mucha gente y se crearon tensiones graves, hubo influencias de grupos extremistas y los hechos concluyeron el 2 de octubre con un gran derramamiento de sangre en la Plaza de las Tres Culturas, en la capital nacional.

Con todo, días después se celebraron los Juegos Olímpicos de los que México fue huésped. Casi un año después, acaso como una reacción de los acontecimientos trágicos, en septiembre de 1969 se otorgó la ciudadanía a los mexicanos a partir de los 18 años.

En estas condiciones tomó posesión de la Presidencia de la República el licenciado Luis Echeverría Alvarez, quien estuvo al frente del Poder Ejecutivo del 1º de diciembre de 1970 al 1º de diciembre de 1976. Entre los sucesos más importantes de que sucedieron en este régimen estuvo la tendencia política de mayor estatización, que fue calificada como “populismo”, además de que en 1970, la más fuerte organización obrera del país, la CTM, adoptó posiciones más radicales, abandonó el antiguo pacto social y demandó una situación nueva en donde el Estado y los trabajadores fueran los beneficiarios de la acumulación del capital.

En el curso de 1971, se produjo una atonía económica, y al año siguiente aumentaron las tasas de crecimiento del gasto público, lo que se reflejó en una inflación mayor, una menor tasa de producto real y dos devaluaciones de la moneda.

En 1974, los territorios de Quintana Roo y Baja California Sur fueron convertidos en Estados.

Para dar un impulso mayor a las operaciones mercantiles a nivel internacional, se estableció el Instituto Mexicano de Comercio Exterior. Obras públicas diversas fueron realizadas, al mismo tiempo de alentarse la tarea del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores.

El 1º de Diciembre de 1976 ocupó la Presidencia de la República el licenciado José López Portillo. La antigua relación con el gobierno republicano español en el exilio llegó a su fin, a la muerte del general Franco, ocurrida en 1975, el gobierno mexicano reanudó relaciones diplomáticas.

Acontecimiento de particular significación fue la presencia del Papa Juan Pablo II en México, en enero de 1979. Este episodio puso de relieve que los artículos antireligiosos de la Constitución seguían vigentes, pero no se aplicaban estrictamente.

A su vez, en un plano de índole internacional muy llamativo, el Gobierno de México, en octubre de 1981, favoreció un diálogo Norte-Sur en el que tomaron parte jefes de gobierno y primeros ministros. En lo interno, dentro de las líneas de la política económica, se estableció el Plan Global de Desarrollo, que pretendiendo el progreso del país, no dejó de presentar rasgos de intervencionismo estatal creciente en la vida nacional. Igualmente se puso en vigencia el Sistema Alimentario Mexicano, cuya meta fue la de llevar al mayor número de pobladores los bienes de consumo indispensables.

Hallazgos de muchos mantos petrolíferos, al par de ventas que se consideraron mayores, permitieron la afirmación de que México tenía que aprender a administrar la riqueza. Esto llevó a una euforia de acciones públicas, de programas, de tareas y de planes que en buena medida descansaron en una escala de préstamos obtenidos del extranjero, que provocaron una deuda externa de más de 80 mil millones de dólares. La inflación creció desmesuradamente y la crisis económica se acentuó de modo severo y el valor de la moneda se vino abajo.

Los informes oficiales han indicado que para 1982 la mitad de la población vivía en la pobreza y del total de habitantes, 17 millones se hallaban en la miseria.

En un marco particularmente crítico, el licenciado López Portillo entregó el poder, el 1º de diciembre de 1982 al licenciado Miguel de la Madrid. El régimen se empeño en la realización de un amplio programa de obras públicas, desde la construcción de escuelas hasta la ampliación de la red propia del Metro capitalino, y desde carreteras hasta la instalación de un satélite artificial para la comunicación en el país. El comercio exterior se diversificó en mayor medida. En 1985 se produjo un sismo catastrófico que afecto principalmente a la capital, con un saldo de miles de muertos gran destrucción de edificios, el esfuerzo de rescate realizado por muchos pobladores y con ayuda extranjera, permitió un gesto noble de solidaridad humana.

Un Código Federal Electoral, puesto en vigencia durante la Presidencia de De la Madrid, sirvió como marco legal de las elecciones efectuadas en 1988, en la que grupos socialistas postularon como candidato presidencial al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, mientras en PAN a su vez, lanzó la candidatura al ingeniero Manuel J. Clouthier, y el PRI lanzó al licenciado Carlos Salinas de Gortari. Vivamente cuestionado el proceso electoral concluyó con la declaración del triunfo otorgado al licenciado Salinas.

El Gobierno del Presidente Salinas se orientó, en el área socioeconómica, hacia objetivos neoliberales, o de “liberalismo social”. Se puso en marcha un Programa de Solidaridad para llevar a cabo obras públicas en colaboración con elementos populares.

La economía se desenvolvió interna y externamente, pero la amplia importación de productos extranjeros hizo quebrantar a muchas empresas medianas y pequeñas. Esta situación se agravó a principios de 1994 con el estallido de un revuelta guerrillera por el llamado Ejército Zapatista de Liberación Nacional. EL inicio de tal rebelión coincidió con el principio de vigencia del Tratado de Libre Comercio. Las tensiones políticas, las corrientes de opinión en diversos sentido, tuvieron como episodio muy crítico el asesinato del candidato del PRI a la Presidencia Luis Donaldo Colosio, sustituido éste, en la tarea electoral, por Ernesto Zedillo.

En agosto de 1994 se efectuaron las elecciones federales con la amplia participación del pueblo en la que resultó vencedor Ernesto Zedillo Ponce de León, con algo más del 50% de los sufragios depositados.

Entre tanto se dejaron sentir preocupantes grietas en la economía nacional. Las causas determinantes de la crisis fueron varias, tales como la rebelión localizada en Chiapas, los asesinatos de Luis Donaldo Colosio y del secretario general del PRI, la balanza de comercio desnivelada contra México con motivo de la imprudente apertura de las fronteras a productos extranjeros de toda especie, la fuga de muchos capitales, la crisis de la agricultura y las maniobras impropias de la economía por los dirigentes del gobierno. El desempleo se dejo sentir; áreas económicas como la industria textil, la zapatera, la industria agropecuaria y otras, enfrentaron situaciones críticas.

El 1º de diciembre de 1995 tomó posesión del cargo presidencial Ernesto Zedillo Ponce de León, y pocas semanas después su régimen resolvió aprobar la devaluación del peso frente al dólar. El costo de la vida alcanzó niveles crecidos, dentro de un marco en el que la pobreza y la miseria aumentaron de modo hiriente en el país.

El gobierno de Zedillo propuso un plan de trabajo para solucionar la crisis, pero también elevó muchos campos de los impuestos –incluido hasta el 15% del IVA- y de las contribuciones. Dentro de la corriente socioeconómica, tanto el gobierno como el PRI mostraron un franco acercamiento con elementos de la clase empresarial.

Otros acontecimientos de importancia ocurridos en esta etapa de la historia en el ámbito público fueron, la búsqueda de relaciones con países europeos, asiáticos y del sur de América, la visita del Papa Juan Pablo II por segunda ocasión en 1990 y el establecimiento de relaciones directas, entre la Presidencia de México y la Santa Sede; impulso firme en favor del Tratado de Libre Comercio con Canadá y Estados Unidos.

Con base en pactos que han enmarcado al Estado, empresarios y obreros, se pudo disminuir la inflación, lo mismo que cierto control de los precios y los salarios. De acuerdo con fuertes presiones internacionales, el sistema político mexicano ha llevado adelante una considerable tarea de control natal, que se ha proyectado incluso a través de textos escolares con instrucción sexual.

 

Créditos Aviso Legal